noticias

Natalia Oreiro: “Las ganas y la constancia han sido el motor de mi vocación”

Después de varias idas y venidas, el sábado a la tardecita es el mejor momento para la entrevista, que será por videollamada desde su casa en Buenos Aires. Natalia Oreiro da la primera señal por mensaje de WhatsApp y se conecta. Su imagen, un poco borrosa, y su voz, que se entrecorta al comienzo, se acomodan con los minutos. «Alegre y trabajadora», como se define en su perfil de Instagram -que con tres escasos meses ya tiene casi 600.000 seguidores-, se muestra la artista uruguaya más internacional. Habla largo y tendido, no escatima en palabras ni sentimientos, convencida de cada paso que dio y expectante por los que dará. En un momento, mientras intenta explicar ese amor recíproco que existe entre ella y Rusia, con un gesto tira el celular que estaba apoyado en una mamushka de 45 piezas, que cuenta a través de dibujos la obra de León Tolstoi. Oreiro aprovecha y hace un paneo de la habitación en la que está, el escritorio de su casa, donde vive la cuarentena porteña. Se ven más mamushkas -de distintos estilos y tamaños-, una balalaika -instrumento musical típico ruso- y algunas pinturas hechas por sus fans. Y eso no es todo, cuenta que tiene otra habitación especialmente dedicada a guardar todos los regalos que recibe en las giras. Salvo los peluches, que dona a instituciones infantiles, todo vuela con ella miles de kilómetros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *